blog img

HOYOS

casco historico de hoyos

En pleno corazón de la Sierra de Gata permanece en medio de un frondoso valle y al pie de una montaña, la Villa de Hoyos. Su sabor medieval, sorprende al visitante convirtiendo al pueblo de Hoyos en una de las villas más nobles y atractivas de Extremadura.

Nuestra historia, estuvo relacionada con asentamientos desde tiempos prehistóricos por vetones, prueba de ello la riqueza arqueológica que contienen localidades vecinas como Villamiel y Trevejo. En época de romanos también existen evidencias como pueden llegar a ser las lápidas, también en Trevejo. Lo que más se reconoce de nuestra historia es la etapa de la reconquista cuando el territorio de Hoyos fue incorporado al reino de León después de la batalla de las Navas de Tolosa, ganada a los musulmanes. Al poco tiempo, desde la primera mitad del siglo XIII, Hoyos ya tenía Iglesia, muestra de ello tenemos la primitiva portada tardorrománica del templo que todavía se conserva, como también la arcaica talla de Ntra. Sra. del Buen Varón, este dato nos muestra la importancia que se le dio a la Villa.

A comienzos del siglo XIV Hoyos formaría parte de los territorios de la Orden de Alcántara y más tarde en la segunda mitad del siglo XV, se incluyó en el señorío de los duques de Alba, marqueses de Coria. En la época del descubrimiento del Nuevo Mundo, dos de nuestros más ilustres vecinos también participaron; Marcos Veas, uno de los fundadores de Santiago de Chile y Pablo Pérez, como lugarteniente de Pizarro en el Perú.
A comienzos del siglo XIX, sufrió la Villa las consecuencias nefastas de la Guerra de la Independencia, al ser el Puerto de Perales paso obligado de las tropas francesas. El anciano Obispo de Coria don Juan Álvarez de Castro, que recomendaba mediante la publicación de sus pastorales la unión del pueblo y la sumisión a las Juntas, fue perseguido por los invasores hasta asesinarlo el 29 de agosto de 1809 en su casa de Hoyos. Desde el año 1840 Hoyos fue cabeza del amplio partido judicial de su nombre, con hasta dieciocho entidades de población.

A comienzos del siglo XIX, sufrió la Villa las consecuencias nefastas de la Guerra de la Independencia, al ser el Puerto de Perales paso obligado de las tropas francesas. El anciano Obispo de Coria don Juan Álvarez de Castro, que recomendaba mediante la publicación de sus pastorales la unión del pueblo y la sumisión a las Juntas, fue perseguido por los invasores hasta asesinarlo el 29 de agosto de 1809 en su casa de Hoyos.

Desde el año 1840 Hoyos fue cabeza del amplio partido judicial de su nombre, con hasta dieciocho entidades de población.

Debido a que nuestra Villa fue el lugar elegido por cierta nobleza y por los obispos de Coria como lugar de residencia en la temporada de verano, el casco histórico presenta un importante interés artístico, por eso recomendamos al visitante un paseo por sus calles, apacibles, llenas de luz y de magia donde te envolverán en la majestuosidad del tiempo, a aquellos tiempos de nobles y señores donde parecen detenidas.