blog img

¿QUÉ VISITAR?

iglesia de hoyosconvento de hoyos

La Villa de Hoyos, en su conjunto, merece la pena visitarla. Recorrer cada esquina donde el visitante pueda encontrarse la sorpresa de un bello rincón; un escudo, una ventana gótico-renacentista, las viejas y nobles calles de la localidad que exhalan señorío por cada rincón.

El casco urbano de Hoyos se encuentra presidido por su iglesia parroquial, donde en su entorno se abren tres plazas: la de la Constitución, la Mayor y la de Gabriel y Galán. En la primera, justo al medio día configura la luz perfecta para la visión del muro sur del templo parroquial con su impresionante portada gótica, en una de las casas de esta primera plaza se encuentra un escudo con dos llaves cruzadas sobre un árbol cuya entrada data de 1882, otra de las viviendas próximas muestra otro escudo con una ventana bífora muestra de la arquitectura noble que anteriormente hemos señalado. La plaza Mayor es un amplio recinto abierto ante la fachada de poniente del templo, que es la principal, donde también se encuentra el Ayuntamiento, edificio modernizado pero de noble presencia con ventanas de cantería y soportales constituidos por cuatro grandes arcos del mismo material, tales soportales solían cobijar a los comerciantes y donde también se encontraba la puerta de la cárcel. La tercera plaza señalada, Gabriel y Galán, situada en el costado septentrional del templo mayor, llamada también plaza del Coso por ser anteriormente el lugar donde se celebraban las tradicionales capeas, se encuentra rodeada de casas con grandes balcones corridos.

La Iglesia de Nuestra Señora del Buen Varón que ya hemos señalado, está construida con excelente piedra sillar, tiene tres portadas abiertas a cada una de sus plazas dando el acceso al templo. La puerta principal, la más importante desde el punto de vista artístico, es uno de los ejemplos de estilo tardorrománico que pueden encontrarse en Extremadura, perteneciente a la antigua parroquia Medieval. Destaca en ella el arco de Medio Punto, embellecida con sendas arquivoltas, con dos columnas a cada lado y atractivos capitales con ornamentaciones vegetales, e imágenes que quizás aludan a la Virgen María a la que está dedicada el templo. Las otras dos portadas son de estilo gótico y pertenecen a la nueva construcción del primer cuarto del s.XVI. Son de gran interés las gárgolas con formas tubulares y de animales, así como los ocho curiosos pináculos adornados con bolas situadas en la zona alta, que decoran y bordean la iglesia.

Importantes piezas de arte se guardan en el interior del templo, donde la pieza más notable sin duda es el retablo mayor de estilo barroco. Es un retablo de grandes proporciones de las que en su curvo remate llegan a colgar las crucerías que cubre el presbiterio, en el las columnas centrales se adelantan a las laterales provocando un detalle que acentúa su barroquismo.

El Convento Franciscano del Espíritu Santo, cuyo fundador, fue Pablo Pérez, quien como hemos dicho acompañó a Pizarro en la conquista de América y recibió de Felipe II privilegio de nobleza. Hoy el monasterio se encuentra semiderruido tras haber sufrido las consecuencias de la desamortización pero aún todavía se distinguen la Iglesia y los cimientos del claustro que anteriormente lo formaron con sus respectivas puertas de entrada. El templo monástico, de planta rectangular, aún conserva los muros de la cabecera con excelente piedra sillar, donde el muro del Evangelio, se conserva íntegramente en el que subsiste una portada con un amplio arco de medio punto rematado con el escudo del fundador cuyo letrero nos proporciona una fecha: “PABLOS/PEREZ 1641”.

Una mención especial merece también nuestra piscina natural, rodeada de naturaleza y con un gran valor paisajístico donde poder refrescarse en verano.

Te invitamos a que pinches en el enlace donde podrás ver las numerosas piscinas con las que cuenta nuestra comarca...¿Un bañito?
Pincha aquí para acceder a las distintas piscinas naturales que ofrece la Sierra de Gata